"La lista" de Frederick Forsyth


Sinopsis

Existe una lista secreta que se revisa cada martes en el despacho oval de la Casa Blanca. Contiene los nombres de los terroristas que son tan peligrosos para Estados Unidos, para sus ciudadanos y para sus intereses que han sido condenados a muerte sin juicio. Se llama «La lista», y solamente la ve el presidente y seis hombres más. En la primavera de 2014 se añade un nombre nuevo a esta lista: el Predicador. No saben su nombre verdadero y nunca se ha visto su cara, pero sus sermones en la web son tan poderosos que instigan a jóvenes islamistas a matar y a morir en su nombre. El encargado de destruir al Predicador es el Rastreador, el apodo que recibe Kit Carson, de cuarenta y cuatro años, experto en cultura y lengua árabe, exmarine, ex-SEAL, viudo y uno de los fundadores de un equipo elitista de hombres entrenados para perseguir y cazar a sus objetivos estén donde estén.

Virginia, Pakistán, Dubái, Islamabad, Londres, Somalia… el viaje hacia su objetivo es tan complejo que cualquier otro se hubiera rendido; pero el Rastreador tenderá una trampa brillante y utilizará todos los recursos posibles, legítimos o no, para llegar al enemigo


Datos Técnicos

Editorial: Plaza & Janes
Número de páginas: 336
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788401342097
Año de edición: 2014
Precio: 20,90€ / 13,99€

Sobre el autor: Frederick Forsyth

Impresiones

El thriller siempre ha estado de moda, y Frederick Forsyth es uno de sus mayores exponentes. Con estos datos tan simples es fácil averiguar porque cada una de sus novelas es un éxito en la lista de los más vendidos. La lista no es una excepción.

Aunque no siempre lo más vendido implica que la calidad de las obras sea proporcional. Incluso muchos dirían que la carrera de Forsyth ha ido decayendo los últimos años, alejándose tanto de obras tan reputadas como Chacal que ya únicamente es reconocible su estilo y no tanto su calidad.

En La lista , el autor nos muestra las cartas desde el principio; un exmarine (el Rastreador) que forma parte de una organización secreta del gobierno estadounidense recibe el encargo de acabar con el Predicador, un desconocido islamista que promueve el terrorismo en los países occidentales a base de sacrificios de sus fieles. El clásico juego del ratón y el gato.

Para conseguir su objetivo, el Rastreador nos zambullirá en un intrincada maraña de organizaciones secretas, organismos oficiales, colaboraciones internacionales y evidentemente, descripción de cada una de las agencias y estamentos que componen la seguridad de los EUA y sus países aliados. Jerga que el autor domina y en la que profundiza quizás demasiado en el afán de darle mayor realismo al texto.

Porque si bien se percibe que el autor está ducho en esos temas, más claramente se descubre que respecto a otros no ha hecho más que consultar someramente unos datos con el fin de insuflar un poco de verosimilitud a la historia pero que cojea por todos lados. La figura del informático de corta edad, con síndrome de Asperger, recluido en casa pero capaz de infiltrarse en cualquier ordenador del mundo lo que le hace el mejor hacker del mundo... apesta a la idea caduca de los 90. Y por desgracia, hay varios ejemplos similares.

Aunque por desgracia lo peor del título es la falta de complejidad de los personajes. Y no porque el autor no nos intente ilustrar con su pasado sino por la total carencia de profundidad en sus sentimientos, en la moralidad de sus decisiones o incluso en la moralidad de sus pensamientos. Los buenos son buenos. Los malos son malos. Los malos deben morir. Fin.

Muchos dirían que Frederick Forsyth quiere llevarnos mediante un ritmo eléctrico a una sucesión de hechos tan continuada que deja al lector sin respiración, sin oportunidad para pensar o relajarse un segundo. Quizás eso valga para una película de acción sencilla y plana, pero en la vida del lector, las pausas alimentan su vida. La pausa tras cada coma, tras cada punto, al acabar el párrafo o al acabar la página para irse a dormir, es una oportunidad para que el lector reflexione sobre lo leído... y eso juega en contra de esa celeridad... la estructura de la obra se derrumba como un castillo de naipes.

Hay muchos tipos de libros, y no todos tienen que ser complejos. Hay literatura ágil o de consumo rápido que nos llena esos momentos en los que sólo queremos un entretenimiento nimio y sencillo. Por desgracia, La lista acaba siendo un subproducto de la obra del autor... rápidamente leía, mucho más rápidamente olvidada.

Libro Entretenido


Reseñado por Sergio Tomás



Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace:  La lista
Siguiente
« Anterior

5 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
11 de mayo de 2014, 11:02 ×

Gracias por tu valoración, pero este no me lo llevo. El género no me atrae mucho, pero es que tu opinión sobre él no hace que aumenten mis ganas por leerlo, jajaja !
Besos !

Responder
avatar
admin
11 de mayo de 2014, 11:59 ×

No me llama el libro ni tampoco el de Chacal.

Responder
avatar
admin
11 de mayo de 2014, 17:56 ×

Decepcionante. Ese es mi resumen del libro, sin profundidad en los personajes, que son más planos que la mesa de mi escritorio

Responder
avatar
admin
11 de mayo de 2014, 23:19 ×

No me llamaba mucho el argumento y viendo tu opinión, éste me lo salto.
Besotes!!!

Responder
avatar
admin
12 de mayo de 2014, 22:19 ×

este no es de mi linea pero...existirá tal lista em la vida real??

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)