Reflexiones


Es curioso como las injusticias acaban afectando a todo lo que nos rodea. De una manera o de otra podemos extrapolar lo que ocurre en un grupo reducido de personas a lo que sucede en un número más amplio. En esta ocasión quiero hablar de fútbol y de cómo la ceguera y el fanatismo impiden reconocer las injusticias que en los campos se suceden.

Errores arbitrales a los que se podrían llamar favores arbitrales, actos que condicionan un campeonato, favoreciendo por lo general a los mismos equipos, a los poderosos por llamarlos de alguna manera. ¿El motivo? El poder, el dinero, los hilos que no vemos pero que sin duda existen para acabar manejando unos encuentros que no son otra cosa que un negocio, al menos para algunos. Sin embargo, detrás de todos los equipos están los aficionados que creen estar disfrutando de un deporte. Los apoyan, los siguen, gritan, sufren... pero, ¿Es todo tan limpio como debiera? Desde mi punto de vista no.

Podríamos extrapolar este ejemplo deportivo a otras facciones de la sociedad, como la política, en la que uno llega a pensar que gobierne quien gobierne el resultado es el mismo, decisiones condicionadas por los más poderosos que manejan los hilos desde las sombras, con la impunidad que el propio poder les otorga.

No podemos no ver lo que tenemos ante nuestras narices, aunque como dice el refrán "No hay más ciego que el que no quierer ver", y muchos son los que miran hacia otro lado con la esperanza de que "eso no me ocurra a mí". Hay que saber ver y reconocer lo que ocurre, y si se puede, tomar medidas para cambiarlo.

Yo, desde luego, injusticias no quiero y mucho menos ser quiero ser parte de ellas. Renuncio, no sufro ceguera y mis neuronas todavía son capaces de distinguir lo que está bien de lo que no.

Hasta ahí mi reflexión de hoy.

Siguiente
« Anterior

15 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
Anónimo
26 de septiembre de 2013, 1:32 ×

La imparcialidad de la prensa no existe, las líneas editoriales empujan a sus periodistas hacia una u otra dirección, que no siempre coincide con la verdadera noticia.

Lo mismo pasa con el fútbol, equipos pequeños contra Goliats, el presupuesto modesto contra el desorbitado... qué pasaría si todos tuvieran el mismo presupuesto y las mismas influencias? nunca lo sabremos porque no interesa.

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 6:23 ×

El problema es que la justicia ni vende como noticia, ni da dinero a los que la practican. Así nos va

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 9:14 ×

Que bien explicado!! Estoy contigo en todo! Todavía tengo capacidad de pensar y decidir aunque algunos intenten hacerme ver que no!

Rosa

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 12:27 ×

Encantado de encontrar esta reflexión en vuestra estantería. Estoy convencido de que si todos hiciésemos el ejercicio que habéis hecho hoy serviría de mucho. El problema es que la mayoría de la gente disculpa las injusticias que se cometen a su favor. El ejemplo del fútbol es perfecto: los hinchas de un equipo, sea grande, mediano o pequeño siempre será fundamentalista. Te lo digo yo, que soy socio de un equipo de los más que modestos. Cada día que pasa me pienso más si merece la pena seguir con esta afición. Bueno, como digo yo: seguiremos disfrutando con mi ración de irracionalidad. Pero, siempre, sin perder el norte.
¡Un besazo!

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 15:09 ×

Precisamente es con los personajes famosos (con sus tramas y desfalcos) donde veo que se cometen las mayores injusticias, porque es cierto que la ley no es la misma para todos. A un pobre contribuyente le cae la del pulpo si intenta defraudar a Hacienda pero si eso lo hace un Duque (vamos a decir, por ejemplo, el de Palma), no pasa naaaaaá....!Besos !

Responder
avatar
admin
Anónimo
26 de septiembre de 2013, 15:32 ×

Cada día todo recuerda más a Animal Farm (Rebelión en la granja) de George Orwell...

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 21:43 ×

Estamos rodeados de injusticias y corrupción, pero lo peor es que no movemos ni un dedo no ya para solucionarlo sino ni siquiera para quejarnos así que en parte la culpa es nuestra porque lo siento mucho pero "sarna con gusto no pica".
Todos nos quejamos de palabra per a la hora de actuar miramos por otro lado, estoy hasta de que se hagan manifestaciones a las que van 4 gatos pero luego todos esté indignados.
Besos!

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:36 ×

Estar indignado es sencillo, además el quejarse es inherente a muchos caracteres... lo difícil es tomar medidas

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:36 ×

Sí, las promesas que hicieron a los cerdos...

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:37 ×

Bonita frase la de "mi ración de irracionalidad"... a veces no queda otro remedio. Es complicado que la venda se caiga de todos los ojos a la vez, y aunque lo haga, aún es más difícil poner freno a determinadas situaciones

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:37 ×

Un Duque con problemas con Hacienda? Eso no puede ser...

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:38 ×

Nunca la pierdas o estaremos perdidos

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:38 ×

Y casi es más importante el dinero que no genera...

Responder
avatar
admin
26 de septiembre de 2013, 22:40 ×

El que tiene la batuta en la mano no quiere que se la arrebaten...

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)