Marcela Serrano


Marcela Serrano Pérez es una escritora nacida en Santiago de Chile en 1951

Hija del ensayista Horacio Serrano y de la novelista Elisa Pérez Walker (seudónimo literario: Elisa Serrana), Marcela es la cuarta de cinco hermanas (Nena, Paula, Margarita y Sol). Estuvo un año en París con dos de sus hermanas estudiando.

Volvió a salir de Chile exiliada a Roma después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 con su primer marido, Eugenio Alberto Llona, con el que se había casado en noviembre de ese año y con el que separaría más tarde.

Marcela Serrano regresó en 1977. Sobre los años pasados en el exilio, Serrano escribe: "El exilio. Primero, antes del exilio había vivido en París un año como estudiante, debe haber sido cuatro años después del 68, cuando estaban todos los gérmenes de la Revolución de Mayo en el aire, y yo me fui con dos de mis hermanas, según nosotras a aprender francés. Congelamos nuestros estudios en Santiago y nos fuimos a vivir allá. Fue una experiencia fascinante, realmente apasionante. Aprendimos francés, pero también aprendimos muchas otras cosas. Después volví a Chile y vino el golpe. Ahí me tocó el exilio italiano; nos tocaba, uno no decidía cuando era militante de un partido, y tuve un exilio en Roma. Roma en sí fue un privilegio. El calor de los italianos, la recepción que nos hicieron, la solidaridad de ellos fue una cosa maravillosa, pero tuvimos que vivir en condiciones que yo ni siquiera intuía. Yo había tenido una vida bastante' 'regalada antes de eso, en casa de mis padres, entonces fue muy duro. Al final me volví".

Estudió Bellas Artes en la Universidad Católica , donde obtuvo la licenciatura en Grabado en 1983. Su primera exposición la organizó en los años ochenta; trabajó en diferentes campos de las artes visuales —en particular, instalaciones y body art—, y llegó a ganar un premio del Museo de Bellas Artes por un trabajo sobre las mujeres del sur de Chile. Sin embargo, al poco tiempo abandonó por completo sus actividades artísticas.

Se considera una "escritora tardía" —"comencé a escribir a los 38 y recién a los 40 publiqué mi primera novela"— aunque de chica escribió "decenas de novelas", que botó todas. Esa primera novela apareció 1991: Nosotras que nos queremos tanto, que fue un éxito inmediato aquel año y que después recibiría dos premios. A partir de entonces ha publicado una serie de obras, entre ellas una del género negro y otra infantil, esta última conjuntamente con Margarita Maira, una de sus hijas.

El crítico chileno Cammilo Marks señala que "una de las claves para explicar el éxito de Marcela Serrano como novelitsta es que sabe sobre lo que está escribiendo y no sólo lo hace bien, sino que convoca, con claridad y falta de afectación, algunos temas que hoy rodean al acosado mundo de la mujer contemporánea".

En 2001, el director argentino Héctor Olivera llevó al cine Antigua vida mía y le ofreció a Serrano que escribiera el guion, pero ésta prefirió no hacerlo. "Nunca escribí un guion y me pareció que aceptarlo sería una forma de improvisación. Además, en ese momento estaba concentradísima escribiendo alguna novela y no tenía tiempo interno para otra aventura creativa. Al no escribir yo misma el guion, debí abrirme a que lo hiciera otra persona, con los riesgos del caso para los efectos de fidelidad. Pero es entonces cuando una hace un acto de fe en el director a quien le has entregado la novela y la dejas ir". El guion fue escrito por Ángeles González Sinde y Alberto Macías y la película, protagonizada por Ana Belén, Cecilia Roth, Daniel Valenzuela y Jorge Marrale.

Durante una gira de promoción de Hasta siempre, mujercitas, estando en un hotel de Lima en 2004, "de pronto, sintió una ráfaga intensa de palpitaciones; luego, el sudor frío y paralizante: pensó que se moría de un ataque al corazón". El doctor que la examinó le recomendó abandonar la gira y regresar a su casa, cosa que hizo; el diagnóstico definitivo fue "estrés severo", y a raíz de él Marcela Serrano abandonó la vida pública durante años; reapareció en 2011 para promocionar Diez mujeres.

Su tercer marido es el político socialista y diplomático Luis Maira —embajador de Chile en México y Belice (1997-2003) y Argentina (2004-2010), con quien vive desde mediados de los años ochenta (con el segundo, el escritor Antonio Gil, tuvo a su hija Elisa). Su otra hija, Margarita, fruto de su unión con Maira, nació en la primera casa que compartieron, en Ñuñoa. Después tuvieron una casa en Pocuro, Santiago, y, finalmente, viven en sendos apartamentos en Providencia. Además, se compró una casa en Quillota donde pasa largas temporadas escribiendo.

Premios literarios


  • Premio Sor Juana Inés de la Cruz 1994 por Nosotras que nos queremos tanto
  • Premio de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 1994 a la mejor novela hispanoamericana escrita por una mujer por Nosotras que nos queremos tanto
  • Premio Municipal de Literatura de Santiago de Chile 1994 por Para que no me olvides
  • Finalista del Premio Planeta 2001 con Lo que está en mi corazón

Obras


  • Nosotras que nos queremos tanto, 1991
  • Para que no me olvides, 1993
  • Antigua vida mía, novela policiaca, 1995
  • El albergue de las mujeres tristes, 1998
  • Nuestra señora de la soledad, 1999
  • Un mundo raro, 2000. Contiene dos relatos: El amor en el tiempo de los dinosaurios y Sin dios ni ley
  • Lo que está en mi corazón, 2001
  • El cristal del miedo, 2002, con Margarita Maira
  • Hasta siempre, mujercitas, 2004
  • La llorona, 2008
  • Diez mujeres, Alfaguara, 2011

Siguiente
« Anterior
Gracias por tu comentario :)