Isasaweis

De la página lne

Isabel Llano ha conseguido dedicarse a lo que más le apasiona, la enseñanza. Esta gijonesa de 34 años estudió y se licenció en Informática y ejerció de ello impartiendo clases en varios ciclos formativos. Pero un día, casi sin darse cuenta, logró traspasar las pantallas de los ordenadores en las que sus alumnos aprendían nociones para manejarse en internet. Esta vez la clase versaba sobre otra temática.

Isabel Llano se convirtió entonces en Isasaweis, una profesora muy especial que enseñaba cómo peinarse, cómo maquillarse, cómo desenvolverse en la cocina para hacer una buena cena y, sobre todo, cómo sacarse partido de forma sencilla y enchufarse una buena dosis de autoestima, que no se vende en farmacias. Sabía lo mismo de informática que de «bricolaje humano».

Nunca pensó Isasaweis que colgar aquel primer tutorial de belleza en el que enseñaba cómo hacerse un moño con una rosquilla de calcetines en Youtube iba a tener tal repercusión, pero así fue. Hoy es la bloguera con más seguidores de España. Pero también es esposa, hija, futura madre (está embarazada de casi cuatro meses) y en breve estrenará su primer programa de televisión en Antena 3. ¡Qué nervios!

A Isasaweis se le da bien enseñar, sus seguidores la adoran y se sienten identificados con ella, con una chica normal, guapa, con miopía, con voz dulce y acento asturiano, que se ha colado en sus casas para enseñarles lo fácil que es sacarse partido en menos de cinco minutos. Isasaweis sabe cómo hacerse querer, y la quieren. Pero también sabe lo que se sufre con las dietas, lo difícil que resulta salir a correr todos los días, lo que duelen unos tacones altos y lo que se siente al perder a un ser querido. Isasaweis es el nombre de la unión de aquel cariñoso «Isasa» con el que la bautizó una persona muy querida que se fue demasiado pronto. A este apelativo cariñoso unió Isabel Llano la terminación de «edelweiss», el nombre de una flor, su favorita, y con el que se identificaba cuando era una aficionada a la radiofrecuencia. Así nació Isasaweis; hoy, casi un nombre artístico. ¿Quién le iba a decir a ella hace diez años que volvería al Instituto El Piles, su instituto, para dar una charla a los alumnos? Pues así fue. Sentados en los pupitres estaban también sus profesores.

A Isasaweis el éxito le hace emocionarse, y cada párrafo, cada conversación terminan con un gracias, dedicado a todos sus seguidores; los de su canal de Youtube, los de Facebook, los de Twitter. En todo este proceso «rumbo a la fama» Isabel Llano ha contado con el apoyo de su marido y el de sus padres, que se enteraron tarde de que su hija andaba merodeando por la red. Explica la gijonesa que al principio no les hizo mucha gracia, pero que poco a poco se fueron sintiendo orgullosos cuando las vecinas empezaron a comentarles que habían visto a Isabel en internet. Ahora ya no resulta sencillo pasear tranquilamente por Poniente o por el parque de Isabel la Católica, dos de los lugares que mejores recuerdos le traen a la memoria. A Isasaweis la reconoce la cajera del Dia, le piden autógrafos por la calle y la saludan desde las mesas de los restaurantes. Y ella, está encantada, agradecida.

Ahora afronta con ilusión una nueva vida, que ella misma ha compartido con todos los que la siguen. Pronto será mamá, algo que tenía pendiente, que le llena de ilusión y que le da sueño como a un «sapín» en cuanto dan las diez. Y también pronto tendrá su programa en televisión. Esta amiga «virtual» recibe cada día cientos de comentarios de sus seguidoras, porque ha conseguido algo que parecía casi imposible en los tiempos que corren: tener la capacidad de llegar a la gente, al corazón de la gente. Ella lo hace compartiendo su vida con los demás, explicando la operación de su perrita «Lana», mostrando las fotos de su boda a todos aquellos que la siguen, enseñando orgullosa su barriga de embarazada, su nuevo piso; en una palabra, compartiendo. Entre sus trucos más vistos están un moño hecho con una percha o una mascarilla facial de arroz, pero Isabel Llano tiene algo más que un recetario infinito de trucos de belleza o un set enorme de maquillaje: tiene carisma. Un poco ñoña, buena persona y feliz con lo que hace, así se define ella misma, una profesora de Informática metida a maestra de autoestima y capaz de que todos los que la descubren soliciten su amistad en la red. «Gracias por aparecer en nuestras vidas», le dicen en la red. «Gracias a vosotros», firmado: Isasaweis.


La cocina de Isasaweis
Cocina sana para disfrutar
Siguiente
« Anterior
Gracias por tu comentario :)